Los Principios Metafísicos, o Principios Herméticos, son ABSOLUTOS e INMUTABLES. Mientras que las Leyes Herméticas son RELATIVAS y MUTABLES. Algunas de estas Leyes están recogidas en El Kybalión.

Los Principios Metafísicos son ABSOLUTOS e INMUTABLES. Las Leyes Herméticas son RELATIVAS y MUTABLES. Clic para tuitear

La Tabla Esmeralda

Dicho así, quizás no esté suficientemente claro la diferencia entre los Principios y las Leyes, que a menudo tendemos a confundir. Normalmente, en mis formaciones siempre hago incapié en este tema, porque lo veo de primordial importancia.

Todos hemos oído hablar de El Kybalión, que la wikipedia lo define así:

[…] un documento del siglo XIX que resume las enseñanzas del hermetismo, conocidos como los siete principios del hermetismo. Su autoría se atribuye a un grupo anónimo de personas autodenominados Los Tres Iniciados, aunque las bases del hermetismo se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto, cuya existencia se estima en Egipto antes de la época de los faraones y, según la leyenda, fue guía de Abraham. […] Wikipedia

Realmente, en la época egipcia, Hermes fue conocido como Tot, o Thoth, o Toth. El nombre de Hermes fue atribuido con la llegada de la civilización griega, y fue entonces cuando recibió el tercer nombre Trismegisto, el Tres veces Grande, o el Tres veces nacido, haciendo referencia a las tres grandes civilizaciones en las que fue re-conocido. De hecho, Pitágoras, quien se le conoce como padre de la civilización griega, recoge en sus Versus Áureos, que el mismo Toth le guió hasta el interior de la Gran Pirámide para mostrarle los secretos de la Geometría. Thoth Hermes Trismegisto es uno de los últimos atlantes. 

El Kybalión, efectivamente, es un texto del Siglo XIX escrito, supuestamente, por tres personas iniciadas en los misterios. Es muy probable que estos Tres Iniciados trataran de realizar un compendio sobre los principios y las leyes recogidas en el antiguo texto hermético conocido como Tabula Maxima Hiperborea, o la Tabla de la Ley de Hiperbórea. Así, el Kybalión recoge 7 Leyes Universales, que no son únicas, pero estas siete leyes son primordiales para un ordenamiento inteligente dentro del caos. Todas las Leyes Universales están recogidas dentro de una Ley Superior, conocida como Principio. Y en el caso de El Kybalión, se corresponde con El Principio del Principio. 

Región Hiperbórea. El Jardín del Edén

Antes de continuar, ¿no os recuerda el nombre de Tabla de la Ley de Hiperbórea a algo? A mí me lleva al pasaje bíblico de Moisés regresando del Sinaí con las Tablas de la Ley, y los mandamientos que Dios le entregó. El número de ellos varía según la tradición.

 ¿Y qué es eso de HiperbóreaHiperbórea es una región que habría ocupado una parte de las regiones árticas actuales, antes de la modificación del eje terrestre, que implicó la segunda glaciación universal. Esta civilización debió florecer hace más de 60.000 años durante el último período interglacial. Los griegos conservaron el recuerdo de esta “Tierra del Sol Eterno” que se extendía “más allá del dios Bóreas”, señor del frío viento del norte y de las tempestades, quien traía el invierno. Fue una gran potencia que reguló el mundo en sus tiempos. Muchos reinos se levantaron en distintos ciclos, pero cinco fueron los protagonistas que llevaron a la humanidad hacia nuevos senderos. Hiperbórea corresponde a uno de estas potencias.

Los habitantes de Hiperbórea son descritos en el “Libro de Enoc”: “Su carne era blanca como la nieve y roja como la flor de la rosa; sus cabellos eran blancos como la lana; y sus ojos eran hermosos”. Y continúa diciendo que en Thule, la capital de Hiperbórea, “vivían los sabios y los doce miembros de la Suprema Iniciación…”

En este documento, Hermes nos acercó una serie de 8 Principios, y cada principio recoge 7 Leyes. Los Principios Herméticos también son conocidos como Misterios (o Arcanos) Mayores, de gran trascendencia para el espíritu. Así, a las Leyes Herméticas se le conocen como los Misterios (o Arcanos) Menores, de gran trascendencia para el alma o psique. Todo aquello que trascienda tanto el Espíritu como el Alma tendrán su correspondencia en el mundo físico.

Así como lo es arriba lo es abajo, así como lo es abajo lo es arribaEl Kybalión - Hermes Trismegisto

Las Leyes son relativas, como decía antes. Es decir, cumplirlas o no, y la forma en la que lo hacemos, estará dentro de lo que conocemos como libre albedrío.

Tanto Principios como Leyes han de ser respetados, y su conocimiento puede ser aplicado correcta y “Teúrgicamente” – conforme a la Voluntad Divina -, lo que producirá Libertad, Felicidad, Paz, Alegría de vivir y existir, permitiendo evolucionar hasta estados cada vez más Gloriosos y Perfectos.

Pero el uso incorrecto o “Demiúrgico” de este conocimiento – contra la voluntad Divina -, produce esclavitud, involución, sufrimiento, infelicidad y aniquilación del Ego Consciente (el Yo, o Conciencia Humana).

No existe forma de violar las Leyes Divinas; sólo es posible producir desequilibrios en sus manifestaciones, pero es imposible escapar a sus efectos. Todo lo que existe contiene esencialmente a todos los Principios y Leyes porque es producto y manifestación de ellas.

Todos los Principios y Leyes pueden usarse positiva o negativamente, constructiva o destructivamente, y los efectos serán determinados como buenos o malos, no por la polaridad (negativa o positiva) sino por la intención del Ser actuante y el equilibrio entre el AMOR, la INTELIGENCIA, y el PODER que se aplique.

El sabio a medias, reconociendo la irrealidad relativa del Universo, se imagina que puede desafiar sus Leyes; ése no es más que un tonto vano y presuntuoso que se estrellará contra las rocas y será aplastado por los elementos, en relación a su locura. El verdadero Sabio, conociendo la naturaleza misma del Universo, emplea la Ley contra las leyes: las superiores contra las inferiores, y por medio de la alquimia transmuta lo que no es deseable en lo valioso, y de esta manera triunfa. La maestría consiste, no en sueños anormales, visiones o imágenes fantasmagóricas, sino en el sabio empleo de las Fuerzas Superiores contra las inferiores, vibrando en los más elevados. La transmutación, no la negación presuntuosa, es el arma del Maestro.El Kybalión - Hermes Trismegisto

Recibe las entradas del Blog en tu Email

Únete para recibir mis últimos artículos en tu email

Gracias por suscribirte.

Pin It on Pinterest

Share This

Compárteme

Compárteme con tus contactos