Un elemento sumamente importante en el trabajo evolutivo personal con la Geometría Sagrada, es la Merkaba. En la bibliografía especializada se describe como un “vehículo ascensional de luz”, frase que ha dado pie a numerosas malas interpretaciones por parte de traductores y científicos. En algún sitio, he leído que se trata de una “nave espacial suprafísica” para “viajar por el cosmos”. En estos momentos me siento incapaz de hacer comentarios sobre esto último.

La palabra Merkaba – sin el uso de la ‘h’ que cambia la la pronunciación y su jeroglifo -, según Drunvalo Melchizedec, en su libro El Secreto ancestral de la Flor de la Vida, significa:

Mer – tipo de luz específico;
Ka – espíritu individual;
Ba – Interpretación del espíritu de su realidad particular. En las realidades en donde los espíritus no tienen cuerpo físico, se refiere a sus conceptos o a la interpretación de la realidad que traen consigo.

Personalmente, creo que esta interpretación sobre la Merkaba está hecha a un nivel Universal de consciencia superior a este plano dimensional, donde entiendo que estos tres conceptos deben densificarse a su nivel correspondiente, y lo interpreto de esta forma:

Mer – Vehículo (en un sentido verbal, es decir: transportar);
Ka – Doble astral ( “espíritu” en el antiguo egipto era “Aj”);
Ba – Cuerpo mental (se representa con la imagen del dios Toth).

Con lo cual, la Merkaba, es el camino o medio para unir y sincronizar la psiquis (cuerpo mental) con el cuerpo astral.

El vehículo, (Mer), era visto como dos campos contra rotatorios de luz girando en el mismo espacio, que son activados por ciertos patrones de respiración. Este campo tiene dos componentes, podría decirse que una es masculina, y otra femenina, o dicho de otro modo, dos campos invertidos manteniéndose en equilibrio, cuyo giro individual también es compensado, o complementario.

Creo que en este punto, deberíamos comprender que la Merkaba en el Antiguo Egipto era solamente un instrumento, usado para intensificar el “reflejo del Aj en la vida” (anteriormente, vimos que Aj hacía referencia al espíritu). Hasta tal punto tenía importancia, que muchos faraones lo hicieron parte de su nombre. Akh – en – Aten (Akhenatón) fue, en realidad, Aj – Aten. El ‘Aj’ era un concepto relacionado con lo sutil, la luz.

Aten (Atón en su forma griega) fue, por su parte, una deidad solar egipcia, cuyo culto monoteísta tuvo lugar durante la decimoctava dinastía egipcia, con el primer faraón de Egipto (anteriormente sólo existían reyes), Akenatón, que durante 17 años y medio hizo desaparecer el culto politeísta, mostrando la iconografía de un disco solar en representación de Atón. Es interesante decir que faraón significa “aquello en lo que te convertirás”. Akenatón, entre otras cosas, enseñó que el aliento de vida, el prana, provenía del Sol.

Akhenatón - Xavier Madrid

Representación de Atón, Disco Solar, del que emana el Prana – Xavier Madrid

 

Volviendo a Ajnatón, él se definía, literalmente, como “el Resplandor del Atón”, lo que vendría a significar como la “representación visible del Atón”. Una forma visible de la Deidad (o ser superior de consciencia) ante los hombres.

El empleo de la Merkaba hará más sensible, más visible, el Aj de (y en) nuestras vidas. Si el Aj es el espíritu humano como reflejo del Espíritu Universal, todos y cada uno de los planos de nuestras vidas cotidianas (lo económico, lo afectivo, la salud física y psíquica, lo intelectual, las relaciones sociales, etc), se verán iluminados por el reflejo del Aj.

Merkaba y su Geometría

Geométricamente, la Merkaba se compone de dos Tetraedros. El tetraedro es la figura tridimensional más simple que interactúa, como todo en el Universo, con su propia inversión. Es el símbolo básico para la expresión de antagonismos y complementariedades. Cada tetraedro representa a las 4 dimensiones que ha comenzado a desarrollar la condición humana, siendo éstas: Cuerpo Físico o estructura material; sensorialidad corporal perceptiva; mente o faceta Intelectiva; Extrasensorialidad o “sentir de la mente”, (lo que llamamos “senti-miento”).

 

 

La estructura de la Merkaba nos proporciona información de algo fundamental para comprender los acontecimientos y situaciones de la Vida, para poder establecer las bases de una actitud Universal de Amor. Algo que, el resto de símbolos que representan la dualidad, no muestran con tanta claridad los demás símbolos de la Dualidad: todo tiene, de forma intrínseca, en los planos de la Materialización, los Valores de las Consciencias.

Es decir, todo genera su Opuesto, que todo “es” y existe gracias a la existencia de su complementario, y no por sí mismo de forma aislada o inconexa. Algo que confirma que la “separatividad” es sólo fruto de un sentimiento (o pensamiento) basado en la ignorancia de lo que Es, por la contemplación desde planos muy parciales y delimitados, por ejemplo, desde los planos de lo que llamamos Ciencias (Física, Medicina,…).

Merkaba - Xavier Madrid

La unión armónica de ambos expresa la figura emblemática de la Solidez, el Equilibrio y la Permanencia. – Xavier Madrid

Todo aquello que consideramos como “negativo” no es más que la “inversión de lo que llamamos positivo”. Recordemos, cómo en Fotografía el “negativo” no era más que la película (cliché) de donde saldría el positivo o foto. Los Egos, nacidos del sentimiento de separación, indefensión y miedo, desarrollan en nuestro interior una lucha por su propia supervivencia. Y a través de esa lucha, se ha generado la idea de “lo negativo” enfrentado a “lo positivo”, cuando en realidad, tanto la vida física orgánica, como el desarrollo del discernimiento humano, surgen a raíz de la manifestación de ambas polaridades.

¿Cómo proyectar un objeto abstracto a las instancias del plano físico?

Para entender cómo trabajar con la Merkaba, o cualquier otra figura geométrica, es necesario aplicar, al menos, las siguientes Leyes Universales: Ley de Mentalismo, Ley de Correspondencia, Ley de Polaridad, Ley de Vibración.

Estas leyes se hermanan para, mediante visualizaciones mentales, “mudras” (movimientos de brazos y manos), y posturas meditativas específicas, establecer una continuidad entre el objeto que pensamos y el contexto en que nos desenvolvemos. De esta forma, alcanzamos el discernimiento de que, entre el “aquí dentro”, y el “allá fuera” del mundo que nos rodea, no existen diferencias de naturaleza; tan sólo diferencias de grado.

Entendiendo esto, y avanzando con la práctica en nuestro camino evolutivo personal, descubrimos que podemos dejar de depender de herramientas materiales (sean pirámides, velas, esencias, talismanes, acumuladores, etc) para transmutar nuestro Ser en todos sus planos. Así, por ejemplo, en las meditaciones con Geometría Sagrada, proyectamos mentalmente una forma sólida sobre el chakra correspondiente. En la terapia con poliedros, aunque inicialmente se facilite una visión material de uno o varios sólidos, se ha de mantener la imagen en el campo mental, de forma que, el campo energético generado por la forma, actúe directamente sobre los planos más sutiles de nuestro Ser.

Xavier Madrid

Merkaba y El Principio del Principio – Ley de Correspondencia (III)

Así es como dice la tradición hermética, en boca de Hermes Trismegisto. Este principio pone de manifiesto que las energías primigenias de las que se forman nuestro Universo, son exactamente iguales. No existe diferencias en su naturaleza misma, aunque en su apariencia la haya. Cualesquiera que sean las fuerzas constituyentes de un todo, se suplementan […]

0 comentarios
Merkaba - Xavier Madrid

Merkaba y El Principio del Principio – Ley de Mentalismo (II)

La MerKaBa nos viene a poner de manifiesto todos y cada uno de las Leyes Herméticas que se recogen en el Principio del Principio, más conocido como el Kybalión.  Antes de entrar en materia sobre la Ley de Mentalismo manifiesta en la Merkaba, es conveniente que repasemos este artículo anterior. Dentro de las Siete leyes recogidas […]

0 comentarios

GEOMETRÍA SAGRADA – Introducción a la Merkaba

Un elemento sumamente importante en el trabajo evolutivo personal con la Geometría Sagrada, es la Merkaba. En la bibliografía especializada se describe como un “vehículo ascensional de luz”, frase que ha dado pie a numerosas malas interpretaciones por parte de traductores y científicos. En algún sitio, he leído que se trata de una “nave espacial suprafísica” para “viajar por el cosmos”. En estos momentos me siento incapaz de hacer comentarios sobre esto último.

0 comentarios

Suscríbete al boletín

Únete a la lista de correo y sé el primero en recibir en tu email las novedades del blog. 

Conferencias, cursos, talleres, noticias, blog... todo lo que pueda interesarte al alcance de un click.

Te has suscrito correctamente

Pin It on Pinterest

Share This

Compárteme

Compárteme con tus contactos