La BioGeometría es una gran herramienta de ayuda en la búsqueda del despertar de la conciencia, que nos lleva al conocimiento de uno mismo, pues nuestra verdadera naturaleza nos es desvelada en términos de forma, luz y sonido.

El trabajo con la BioGeometría nos permite un despertar espiritual gradual, pues infiere directamente a nuestra propia estructura desde los cimientos más sólidos, representados por el cuerpo físico, hasta los cuerpos más sutiles.

El trabajo con las formas, la luz y el sonido contribuye a recuperar la conexión perdida con la realidad, permitiendo que caiga el velo que nos separa de nuestra esencia espiritual innata, y así reconocer la Verdad en todo lo creado.

Tener una buena base espacial desde temprana edad, nos ayuda a conectar con lo esencial de la BioGeometría, aportando multitud de beneficios, tanto terapéuticos, como educativos o espirituales.

Entre otros beneficios en el trabajo con la BioGeometría, podríamos destacar los siguientes:

  1. Despierta el hemisferio derecho del cerebro, la creatividad, la intuición.
  2. Conecta, armoniza y equilibra ambos hemisferios del cerebro.
  3. Activa las glándulas pineal y pituitaria.
  4. Abre el campo psíquico/intuitivo y espiritual
  5. Permite el entendimiento de las Leyes Universales.
  6. Ayuda a reconocer patrones de la naturaleza.
  7. Desarrolla la inteligencia visual-espacial.
  8. Permite la ubicación espacial del niño.
  9. Facilita el acceso a las ondas alfa y theta.
  10. Ayuda a los niños/as con déficit de atención e hiperactividad.

Recibe las entradas del Blog en tu Email

Únete para recibir mis últimos artículos en tu email

Gracias por suscribirte.

Pin It on Pinterest

Share This

Compárteme

Compárteme con tus contactos